¡CUENTA REGRESIVA!

  • 00
    Dias
  • 00
    Hrs
  • 00
    Mins
  • 00
    Segs

Zach Gowen comenta sobre su adicción en el alcohol y las drogas



En una reciente entrevista con Wrestle List, Zach Gowen habló, entre otros temas,  sobre el tiempo que pasó en WWE y de cómo la inseguridad que sentía le llevaba a parecer arrogante. A continuación, sus declaraciones más detacadas:

Sobre la reunión con los creativos de WWE:
"En la reunión con WWE, una de las cosas que me preguntaron fue “¿Cómo te ves como wrestler? ¿Qué te parece tu personaje?” A lo que respondí, con total sinceridad, que solo era el luchador del que nadie esperaba nada, que se sentía muy agradecido por estar donde estaba y demostrar al resto del mundo que podemos superar nuestras limitaciones si trabajamos duro y con ilusión. Yo creía que era una buena base, una buena historia, y todos parecieron estar de acuerdo conmigo. Cuando volví a casa, Bruce Pritchard me llamó y me dijo: “¡Vas a aparecer la semana que viene en SmackDown junto a Vince McMahon, Hulk Hogan y Roddy Piper!”. Me pareció increíble."
Acerca de su tiempo en WWE:
"Durante el tiempo que pasé en la empresa me sentía tan inseguro… mi forma de actuar no era más que un intento por compensar esta inseguridad, y por eso creo que la gente me veía como alguien arrogante, porque mis acciones me hacían parecerlo. A decir verdad, no estaba emocionalmente preparado para aceptar el regalo que se me hizo: solo tenía 19 años y había participado en penas una veintena de combates antes de firmar por WWE, empresa en la que había gente que llevaba subiéndose al ring 10, 15 o 20 años… no tenía suficiente respeto por la profesión como para honrarla y, si mezclas esto con inmadurez e inseguridad, tendrás el gran ego que todos creían ver."
Sobre sus problemas con el alcohol y las drogas:
"Pienso que mi despido de WWE no tuvo nada que ver con el hecho de que me volviese un alcohólico… sinceramente, creo que siempre he tenido una tendencia hacia ese comportamiento adictivo, y que hubiese terminado así estando en WWE o sin estarlo. Si hacemos caso a los estudios realizados al respecto, muchos dicen que los alcohólicos y los adictos suelen tener dos cosas en común, a saber, un trauma infantil y un pariente cercano con una tendencia genética o una predisposición natural al alcoholismo… y yo tengo ambos, así que había muchas posibilidades de que acabase así.
Sin embargo, creo que lo que provocó que finalmente esta tendencia aflorase fue que pensé que sería una estrella de WWE para siempre y, un buen día, dejé de formar parte de la empresa. Tras eso, desapareció la fama y, más tarde, se acabaron el dinero y las chicas y, de repente, me vi solo, con la única compañía de mis pensamientos. Por aquel entonces, digamos que no me caía demasiado bien… me había enfrentado a gente como Big Show o Brock Lesnar, pero en esos momentos mi mayor rival era lo que veía en el espejo cada día… había un vacío inexplicable en mi interior y la verdad es que tanto las drogas como el alcohol iban geniales para llenarlo. Así pasaba mis días, y al final fue en lo que me convertí."

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.